Con trabalenguas, experimentos científicos, obras de teatro, improvisaciones musicales y hasta con celulares, seis docentes de diferentes zonas del país buscan todos los días que sus alumnos hagan de la lectura y la escritura, hábitos constantes en su formación.

Más información